miércoles, 18 de mayo de 2011

CWK: BAVAROIS DOS CHOCOLATES (Primer asalto)


Sé que llego muyyyyyyyyyyyyy tarde, pero hemos estado de vacaciones (en otro momento os contaré como han sido estas dos increíbles semanas en Cuba acompañados de la mano por nuestra "familia" cubana) y aunque mi intención era dejar la entrada programada nada salió como yo esperaba.

Como la tenía preparada me daba pena no publicarla ya que, como sabéis, el trabajo que hay detrás es importante y más por Carlos que por mí, que se esfuerza en tener la fotos a tiempo, no quería que todo el esfuerzo cayera en saco roto, así que aquí os presento mi primera experiencia con los Bavarois.

Por último quería pediros perdón por la ausencia y que me temo que se va a prolongar... Dentro de cinco meses Carlos y yo nos casamos!!! Los que habéis pasado por esto sabéis que por mucho que te programes y por muy sencillo que lo quieras hacer, al final te lleva más tiempo del que pretendías y que junto con el trabajo, la casa y otros problemillas... al final tienes que priorizar y desgraciadamente, el blog ha sido el primer perjudicado...

Bueno, y sin más rollo paso a relataros mi experiencia con los Bavarois...

Mi hermana tiene la casa más bonita del mundo... Bueno vale, quizá estoy exagerando un poco, pero a mi me encanta... es un duplex enorme, lleno de niños, juguetes y risas resonando en cada rincón... tiene una terraza que es un capricho (donde están hechas las fotos) con un mini huerto en macetas que plantamos el pequeño y yo hace unos cuantos fines de semana...

Pero lo mejor, lo mejor, de la casa es su cocina... es la cocina de mis sueños. De mayor quiero tener una cocina como esa. La zona de fuegos, con península, amplia, con sitio para cocinar tres personas a la vez: la última vez mi hermana el primero (patatas con chorizo), a la vez, mi cuñado el segundo (pollo con salsa) y yo con el postre. Y en medio de todo este lío, Carlos con la cámara... Además tiene una zona de office para quien quiera hacer compañía o preparar una aperitivillo, mientras los demás trajinan... Y por si todo esto fuera poco, tiene thermomix! en fin, una delicia...

Pero bueno, lo que quería decir con todo esto es que la receta que hoy os presento, he tenido el "placer" de hacerla en esa cocina... Y digo placer entre comillas porque esta vez sufrí lo mío..

La idea original era un bavarois de tres chocolates con cobertura de chocolate y termino siendo un desastre dos chocolates sin cobertura y con cabreo.

La capa blanca está hecha con una receta que incluía claras a punto de nieve, yemas batidas con azúcar y nata montada. No decía nada de calor, así que la cosa empezó mal... no soporto el huevo crudo (es simplemente una cuestión psicológica), las claras pase... pero las yemas????? Total, que eso terminó siendo una mezcla llena de grumos que no tenía pinta de cuajar...

Me da rabia cuando alguna receta no me sale a la primera... pero más que por el fracaso, es por los ingredientes perdidos... Si, lo se, no puede salir todo bien y estoy aprendiendo... pero es que tirar comida me pone de los nervios...

Total, que en vista del fracaso decidí apostar sobre seguro y seguí (más o menos) la receta que proponían en el Círculo... La cosa fue mucho mejor, así que a pesar de todo, se me han quedado ganas de volver a intentarlo...


INGREDIENTES
  • 100 gr de chocolate negro
  • 200 ml de leche
  • 2 yemas de huevo
  • 30 gr de azúcar
  • 1 lámina de gelatina
  • 200 ml de nata para montar


ELABORACIÓN


En un recipiente con agua hidratar la lámina de gelatina y reservar.

En el fuego o en microondas, deshacer el chocolate con la leche con cuidado de que no se queme. Si lo hacéis en el microondas es mejor comprobarlo cada pocos segundos para evitar que se queme.

Batir las yemas con el azúcar hasta que la mezcla claree y añadir gradualmente la leche con el chocolate sin dejar de remover.

Calentamos esta mezcla a fuego lento hasta que espese (como si hiciéramos una crema inglesa) y la retiramos antes de que hierva.

Añadimos la lámina de gelatina bien escurrida y removemos hasta que se haya disuelto.

Refrigeramos hasta que esté fría sin que llegue a cuajar, removiendo de vez en cuando.

Mientras se enfría montamos la nata y cuando la crema esté fría añadimos la nata en varias tandas.

Vertemos todo en el molde (o moldes) donde lo vayamos a presentar y lo refrigeramos durante varias horas (lo ideal es toda la noche) hasta que cuaje.

NOTAS:

Si queremos hacerlo de dos o tres chocolates, hay que duplicar o triplicar los ingredientes cambiando en cada caso el tipo de chocolate.

Entre capa y capa hay que esperar a que la capa anterior cuaje para poder verter encima la siguiente sin estropear la anterior.


1 comentario:

  1. Mejor tarde que nunca jaja Se ve delicioso!!

    Besitos

    ResponderEliminar