lunes, 28 de febrero de 2011

CREPES CON NATA Y CHOCOLATE


Wholekitchen en su Propuesta Dulce para el mes de febrero nos invita a preparar todo un clásico de la gastronomía francesa, Crepes.

Sí, lo se, el acompañamiento es de lo más básico y poco original pero es que, quería aprovechar para hablaros del restaurante donde he comido las filloas con nata y chocolate más ricas de toda mi vida.

Hay un restaurante en Madrid (C/Coslada 2) llamado Chiquito Riz donde Carlos y yo vamos muy a menudo por dos motivos básicos: la calidad y el precio.

Su carta, en la que predominan los pescados y mariscos, incluye un menú degustación que dice ser para uno, pero doy fe de que dos personas comen más que de sobra con él. El menú incluye entrantes (ensalada de ventresca y pimientos, pulpo, chopitos, chistorra y morcilla), un segundo (carne a la piedra o dorada a la sal) y un postre.

El pulpo es el más tierno que he comido yo nunca y la dorada se deshace en la boca, pero ¡ay amigos! el postre... esas filloas con nata y chocolate ¡menudo chocolate!

Así que por eso he querido hacerlas de este modo, y aunque me he acercado bastante, no consigo que sea igual.

Para la receta de los crepes he usado la que viene en el libro que os presenté ayer

INGREDIENTES
Para los crepes:
  • 100 gr de harina
  • 25 gr de azúcar
  • 25 gr de mantequilla derretida
  • 2 huevos
  • 250 ml de leche
  • Sal
  • Aceite para engrasar
Para el relleno
  • 200 ml de nata para montar
  • Azucar
  • Crema de cacao
  • Leche

ELABORACIÓN

En un recipiente ponemos la harina, los huevos, el azúcar, la mantequilla derretida, la leche y una pizca de sal.

Mezclamos bien y si vemos que han quedado grumos, pasamos por un colador.

Untamos la crepera (o en su defecto la sartén) con un poco de aceite y con un cazo, echamos la masa, movemos la sartén para que cubra todo el fondo. Cuando está cuajada le damos la vuelta y la doramos un poco por el otro lado.

Es bastante habitual que la primera tengamos que desecharla.

La sacamos a un plato donde iremos apilando todas las que hagamos a continuación.

Para el relleno:
Montamos la nata con un poco de azúcar y reservamos.
En un cazo al baño maría, derretimos la crema de cacao (nutella, nocilla...). Añadimos algo de leche para aligerar.

Sugerencia de presentación:
Enrollamos el crepe con la nata dentro y decoramos con el chocolate líquido.
Adornamos con unas flores de nata.

NOTAS: Con esta cantidad de masa salen como unas 6-7 piezas.

Descárgate aquí la versión para imprimir.

8 comentarios:

  1. Un acompañamiento clásico, como dices, pero no menos rico por eso.

    Me parece una propuesta genial.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Preciosos y riquísimos, el acompañamiento clásico pero no falla

    ResponderEliminar
  3. Es clásico pero creo que no hay nada mejor que el chocolate jaja

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Clásico pero rico rico.. que al menos debería ser obligatorio disfrutarlos una vez al mes!! :)

    ResponderEliminar
  5. q rico! con chocolate nunca puede fallar!

    ResponderEliminar
  6. que maravilla!!! seguro que nos haces cositas muy ricas con el regalito de wk
    besote!!

    ResponderEliminar
  7. Clasicos pero muy apetitosos.
    Besitos

    ResponderEliminar